miércoles, 30 de diciembre de 2009

cogió un tren hacia ningún destino...

A N le hubiese gustado quedarse más días en los brazos de Madrid.
Y encontrarse comprando bombones originales a S en el "mercado de San Miguel" (porque hacía mucho frío).
Lo primero que hizo cuando llegó fue soñar con M, que le dejaba una nota en la que ponía: "Te esperé 3meses durante 3 años consecutivos y me hiciste volar. Ahora quiero ser todos los semáforos en rojo y sentarme en el asiento del copiloto, quiero ser todas las veces que te has mirado en el espejo y has dicho que cambiarías. Quiero ser todas las estrellas que anhelas con tocar algún día y el trocito de luna sin nombre que hay escondido debajo de tu edredón. Quiero ser todas las faltas de ortografía que hay en tu agenda y ser el que más besos de colores te haya pintado nunca, en tu espalda."
Y así, feliz, despertó del sueño. Y juró que este año SI cambiaría, que lo haría aunque fuese por ese M (que tanto anhelaba, aún, encontrar).



FELIZ NAVIDAD Y FELIZ AÑO 2010.
(que este año se cumplan nuestros deseos)

Han sonado algunas canciones....

Os dejo con algunas canciones que han marcado mi año (algunas cuyos grupos/solistas me han embelesado -y he descubierto-, este año):
*Maldita nerea- Adiós (nueva versión):
http://www.youtube.com/watch?v=KoI4qcWIa4E&feature=related

*Maldita nerea- Supelícula :
http://www.youtube.com/watch?v=QzG8bkoEt_8&feature=related

*Zahara (cualquiera de sus canciones):
http://www.youtube.com/watch?v=2kw4BjdWXDI&feature=related

*Coque Malla y Zahara -Berlín:
http://www.youtube.com/watch?v=ps7Ou376gxE&feature=related

*Sidonie-El incendio + nuestro baile del viernes :
http://www.youtube.com/watch?v=OVOeVmkakXg&feature=related
http://www.youtube.com/watch?v=TRDc1eWO2es&feature=related

*Luis Ramiro-relocos y recuerdos:
http://www.youtube.com/watch?v=Y5IE_AxpgZs

*Love of lesbian- niña imantada + malas lenguas + universos infinitos + club de fans de john boy +1999:
http://www.youtube.com/watch?v=l5O3t_Au4uA
http://www.youtube.com/watch?v=VQrnD1_34z4&feature=related
http://www.youtube.com/watch?v=0_YRYFbRBQk&feature=related
http://www.youtube.com/watch?v=uFnJCXpSG4s
http://www.youtube.com/watch?v=zZjVcyAs_D8

*Leona Lewis-happy:
http://www.youtube.com/watch?v=-jCDnwldrt8

*Dorian-paraísos artificiales + tan lejos de ti:
http://www.youtube.com/watch?v=PBte298bngg&feature=related
http://www.youtube.com/watch?v=QzB-Q3rT3YU&feature=related

*Jack Johnson-banana pancakes + better together:
http://www.youtube.com/watch?v=L_BoZ_Qdyl0
http://www.youtube.com/watch?v=OPXU33iquDE&feature=related

*Vetusta morla-Copenhague:
http://www.youtube.com/watch?v=Mw2cy_7rWF0

*Jason Mraz-live high:
http://www.youtube.com/watch?v=qKZQXnmbCxk

*Taylor Swift- breathe:
http://www.youtube.com/watch?v=PnXrfksTjZ8

*She and him-thought I saw your face today:
http://www.youtube.com/watch?v=Erd6dMp7hTs

*Glee cast (serie FOX)-No air + Don't stop believing:
http://www.youtube.com/watch?v=OAPYtiHgHQA&feature=related
http://www.youtube.com/watch?v=TUZwdbeS2mM

*Texas-say what you want:
http://www.youtube.com/watch?v=5n1mfhFBYdg

*Pereza- 4y26 + Madrid:
http://www.youtube.com/watch?v=xgBHtBqW_X8&feature=related
http://www.youtube.com/watch?v=j2G_PCf3FKE&feature=related

*Melocos-Somos:
http://www.youtube.com/watch?v=uASpH1pc8tc&feature=channel

*John Mayer-Half of my heart:
http://www.youtube.com/watch?v=9iYqf4V0ZlU

*Fito y fitipaldis-Catorce vidas son dos gatos + Soldadito Marinero:
http://www.youtube.com/watch?v=dKxo0O9V_aw
http://www.youtube.com/watch?v=Bi7xa7scr9I

.....

viernes, 18 de diciembre de 2009

Nunca dejes de creer, en Madrid*

N vuelve a Madrid por Navidad. Al Madrid en el que espera conocer a M.
Al que se inventó una tarde volviendo en tren después de que la tarde anterior chocara de frente con un chico en las filas de un teatro. Ahí empezó su historia de ficción. No lleva esperando 3 meses, lleva haciéndolo 3 años consecutivos.
Sabe que las historias siempre son más bonitas si las cuentas tú. Y siempre saben mejor si acaban bien. De echo, N es cualquier
chica de ciudad pequeña que sueña con coger una maleta y emigrar a la gran ciudad, donde le esperaría pensión completa y un montón de muelles en los que saltar. Unas sábanas vacías y un televisor encendido.
Pero N también es cobarde e insegura. Y tiene miedo de no encontrar su sitio, ni suerte. Ni amigos con los que ir a fiestas, amigos que puedan presentarle a P o a S y que ni siquiera nunca llegue a conocer a M.
La última vez que fue a Madrid, se tomó un café largo con espuma en un bar de Gran Vía y entonces imaginó que allí, tal vez pudiese comerse el mundo. Que allí podría dejar de soñar y empezar a vivir. Que los 22 quedaban demasiado cerca y hacía años que no habían cambios en su vida.
A N le gustaba Madrid porque la gente escribe sobre ella en los bancos del Retiro, porque las calles se iluminan y se pintan sonrisas. Porque le encanta sentirse desconocida y conocida a la vez. Mientras su cabeza late fuerte.

A N también le gusta Madrid porque allí se cantan sus canciones. Se va a conciertos en salas pequeñas llenas de gente gritando sin aliento. Adorando a sus ídolos en Barajas. Para una fotografía que seguirá ahí con el tiempo o por un beso que se evaporará a los 5'' y se olvidará tras unas copas en el Bar del Búho o bailando en la Riviera mientras suena The Journey con "Don't stop believing" y mientras la multitud pide a gritos que aparezca ya Maldita Nerea. También le gusta porque Madrid es fiesta.

Así que si...Que N vuelve a la ciudad. En la que tal vez conviven sus miedos, pero también todos los sueños que le quedan por cumplir, que siguen siendo muchos. También le aguardan todas las esperanzas, incluso las que nunca se pierden. Y entre ellas, la de encontrar a M (aunque no sea el que cada día se inventa en sueños).

foto:http://www.frkncngz.com/

martes, 15 de diciembre de 2009




MENOS MAL QUE CON LOS RIFLES NO SE MATAN LAS PALABRAS*
(concierto fito 13.12.09 bcn)

viernes, 4 de diciembre de 2009

quiero contarte cuentos para que no te olvides de mi.

Llevo un tiempo escondiéndome detrás de personajes que me invento.

Quizá como he dicho, algunas veces, es la manera que tengo de sentirme menos sola.
O tal vez, es porque creo, que aunque nos digan que las casualidades no existen, o que la ficción sólo tiene cabida en los libros/películas, sigo empeñada en escribir sobre ello, porque a los ojos de cualquiera es lo que más magia tiene.
Supongo que siempre nos es más fácil escribir sobre aquello de lo que carecemos o que anhelamos. Sobre como nos gustaría ser si volviéramos a nacer, o todas las cosas que diríamos y que no hemos dicho. Tal vez, si regresáramos a un pasado no muy lejano y dejásemos fluir nuestra mente y olvidásemos la cobardía, muchas de las casualidades que escribo tendrían cabida en alguno de nosotros. En mí.
Ahora sólo son conjeturas. Y odio esta parte. Cuando crees mucho en todas aquellas películas que has visto a lo largo de tu vida en las que te ves reflejada, pero sigues anhelando los sueños que se les cumplen a los personajes.
Yo creo, que ahora podría enamorarme de cualquiera que me hiciese reír un poco. De cualquiera que me invitara al cine alguna vez por semana, que se inventara un mundo ficticio donde las casualidades verdaderamente existieran (aunque conocerle a él, sería toda una casualidad). Que me hiciese cosquillas al despertarme, que me dijera cosas bonitas como "me encantas", que me diera besos en la nariz y entonces yo le explicaría que él es la excepción a toda regla. En realidad, a todas mis reglas.
Que apareciese un día y sin saber por qué me diese un abrazo. Por eso digo que podría enamorarme de cualquiera, porque las primeras veces son geniales, o eso dicen. He tenido algunas, pero no la única, la más especial. Ni tan sólo, el más especial!
Por eso, me invento a mis personajes. Soy yo en todos ellos, incluso exactamente en ellos. Por que, todos tienen esa magia especial que tengo escondida yo en alguna parte y que reflejo cuando escribo. Nunca me había sentido tan bien, que ahora que escribo de mi en otros. Y me alegra, que los que me leen compartan esas sensaciones. Es como un punto verde, positivo.
(la historia de N y M está basada en una de esas casualidades que son geniales, y que tienden a ocurrir en las grandes ciudades).

lunes, 30 de noviembre de 2009

Todos los diciembres están donde los escondí*

--------------------------
A unos 100m de G, estaba C. Intentando retratar todo aquello que a sus ojos era hermoso para ser retratado. Llevaba el pelo suelto y era rubia. El color de sus ojos combinaba con sus gafas. Cuando conocía a un chico y le preguntaba que era, siempre decía que era libre. Que ahora mismo no tenía otra ocupación que ocupar su tiempo en conocer gente y retratar arte. Y eso, siempre le hacía estar acompañada pero sola a la vez. Todos los chicos que había conocido durante sus viajes se encandilaban con sus historias y siempre hacían todo los posible para intentar ganarse un espacio en su memoria o en su cámara de fotos.
--------------------------------
G se había fijado que ese día en el tren, unos asientos más allá del suyo, había una chica de pelo rubio lacio. Le parecía ver como si del cuello le colgara una cámara de fotos. Una polaroid, como la que tenía él en el piso y casi nunca utilizaba. Su corazón sentía una rara curiosidad por saber quién era esa chica y hacia dónde iba. Era la primera vez que se encontraba a una chica viajando en tren. Sola. Y de pronto, su corazón empezó a latir fuerte, demasiado, tal vez.
----------------------------------
C sabía que unos asientos detrás del suyo estaba G. No le conocía, pero sentía que era el chico más misterioso que había visto en mucho tiempo. Tardó más de 10' en volver a concentrarse en el paisaje.
----------------------------------
Restaba 1hora de viaje y 2 paradas. Tiempo suficiente para que uno de los dos se acercara al otro, se sentara a su lado y dijese cualquier cosa. Como por ejemplo: " qué día tan precioso hace hoy".
Y quizá de esta forma, podríamos escribir la futura historia de
G y C. (porque Olly, si es otra historia).

............................
1vagón más allá. N y M vuelven a casa.
S espera a M en la estación.
Con las gafas de sol puestas, para que no la reconozca.
Sin saberlo S, P se esconde detrás del mostrador de información.



foto: puesta de sol en Lleida (hace pocos días).

domingo, 22 de noviembre de 2009

Celia tenía veintiséis años. Y el pelo rubio, tanto como cuando los rayos de sol se cuelan en su ventana. Lo que más le gustaba era viajar en tren. Usaba de excusa su cámara fotográfica para poder hacerlo. Tenía una polaroid un tanto gastada que le había dejado su abuelo de legado antes de dejarla. Le gustaba comprar un billete hacía el primer pueblecito de montaña que partiese. No tenía a nadie para dar explicaciones, era libre. En casa no la esperaba nadie. Cuando se iba de viaje, pero uno largo, dejaba a moonie en casa de su vecina. El asiento de la ventana siempre se lo reservaba para ella, para poder empaparse mejor de todo aquello que quería retratar.
.........................................................
A Olly (como la conocían sus amigos) le gustaban dos cosas des de hacía tiempo, por encima de muchas otras. Una era pasear por el paseo marítimo de su ciudad, dejando que el aire con olor a mar se cuele por su cuerpo y la otra, era que estaba loca por G. Olly es estudiante de arte dramático en la capital. Por lo que últimamente pasa mucho tiempo entre bambalinas y casi no ve la luz del día.
Y hoy, hace un bonito día de otoño, uno de esos cálidos.
Por lo que G (que también quiere a Olly) ha decidido coger el tren.

lunes, 16 de noviembre de 2009

A Olivia le gustaba G

S y P compartían piso.
A S le gustaba el chocolate caliente. Y a P los regalices rojos.

A veces, cuando P le preparaba el desayuno a S le tiraba pequeños trozos de regaliz rojo en el chocolate, sólo para que la mañana fuera más dulce.
-----------------------------------------------
A P le gustaba M des de hacía unos años. S le comunicó a P que iba a aparecer en esa obra de teatro por la que había estado entrenando des de hacía tiempo. Lo que S no le contó es que M también actuaba en ella. S conocía a M des de los cinco años cuando se lo encontró en el parque donde iba a jugar todas las tardes. Cuando coincidió con él en el teatro, volvió a revivir su infancia.
---------------------------------------------
A S también le gustaban las cosquillas que le hacía P (cuando los dos sentían que el amor les había fallado) en las mejillas y en el cuelo cuando sólo en algunas ocasiones la besaba lentamente. Sin embargo, S estaba embrujada por la magia gris que desprendían los ojos de M des del día que le tocó ensayar una escena con él. M se había fijado alguna vez en ella, pero sólo porque le recordaba lo bien que se lo pasaba de pequeño con ella.

Lo que S no sabía es que a P le gustaba M. Por eso cuando a S se le colapsaban los pulmones de humo de tanto cigarrillo, se emborrachaba con P hasta las cuatro de la mañana y luego acababan en la cama desnudos. Y luego a P le dolía el corazón porque no sabía decirle a S que no.
-------------------------------------------------------------
P conocío a S una fría mañana de otoño, ella iba en moto y por descuido su pañuelo rosa se soltó de su fino cuello. P que estaba leyendo una novela en un banco se levantó a cogerlo. Cuando la miró a los ojos creyó vislumbrar amor. Despertó del sueño, cuando una voz varonil le dijo a S que la estaba esperando. Entonces P dejó embrujarse.


2años de amor camuflado. Entre besos en portales, besos con sabor a chocolate con regaliz. P sólo había coincidido con M dos veces.

M ni siquiera se había dado cuenta.

M estaba enamorado hasta la médula de N.

viernes, 6 de noviembre de 2009

Entre líneas*

N y M llevan toda la vida esperándose.
-----------------------------
N conoció a M por casualidad, un día en un bar. N fue a pedir una copa y sin querer M le rozó la mano. Los ojos de él inundaron el corazón de N. Hablaron un rato y él le regaló una entrada para verle en el teatro.
3meses. Y N se decidió. Se camufló entre medio de la gente y no se perdió ni un detalle, ni un gesto, ni una sonrisa de M. Cuando terminó la función, le escribió una carta. 4 garabatos que decían: "Tú martes. A las once. En nuestra barra. Y cierra los ojos que me pierdo entre aplausos. Firmado N"
---------------------------------
Las luces se apagaron. M esperaba que al salir al escenario la vislumbrara sentada en alguna butaca. Pero no aparecía. 3meses desde el último latido. No tenía su número. Sólo sabía su inicial, ni siquiera su nombre. No había dejado de buscarla ni un sólo segundo. Los martes eran su día libre y se dejaba caer por aquel bar con tanta frecuencia que ya no recordaba que era no vivir sin esa rutina.
Antes de salir, S (la chica de la entrada) le lanzó un beso al aire. Y N lo vio des de lejos, entristeció. S le sonrió a M. S estaba muerta de amor por M. A pesar de eso, le dio la carta perfumada, que sabía a mujer. Entonces M, la buscó entre la gente. Leyó la carta y soñó con ser mañana.
-----------------------------------
Mañana a las once. N con una copa de más, sola en la barra del bar. El camarero le dijo que iban a cerrar y justo en ese momento entro M y le dijo al camarero "ponme un lo siento, envuelto en un llego tarde, pero no he dejado de buscarte entre las caras de la gente". Entonces N sonrió, se acercó a él y le dio un beso en los labios.

sábado, 31 de octubre de 2009

Ocho minutos en espera.

Llevo tiempo intentando escribirte una carta. Pero no se que contarte de nuevo. En realidad aún no he hecho muchas de las cosas por las que se acabó todo. Sigo sentandándome sola cuando vengo de trabajar, sólo el calor de la calefacción me recuerda que yo sigo ahí. Quisiera contarte que aún no me he olvidado de todo y que hay montones de cosas que me recuerdan a nosotros, bueno a ti. A veces, me digo que debo dejar de decirle a los demás que algunas canciones me recuerdan a ti o incluso al momento exacto en que era importante para nosotros. Quisiera decirte que aún sobre lloviendo sobre mi tejado, que sigo sin poder olvidar algunas canciones y que hay algunas que no paran de sonar. Que sigue gustándome un montón el color verde, que mis ojos siguen pareciéndose al color miel y que aún odio llevar coleta. Aún tengo las manos pequeñas y cuando me pongo muy nerviosa, frías. Que últimamente me he aficionado al smooth jazz. Que aún no he encontrado a nadie que me acompañe a esa casa de Toledo para pasar una noche de mucho miedo. Y que sigo diciendo que aunque Halloween sea una "cultura" impuesta nuevamente, me encantaría poder celebrarla algún año. (que este trabajo), aunque bueno comer panellets y hacer castañas tampoco está tan mal. Que aún sigo viviendo en casa, pero que tengo muchas ganas de irme una temporada (lo mismo de siempre) a Barcelona. Que quiero irme de viaje a algún sitio tipo NY o Cuba al menos una semanita pero que no encuentro tiempo ni días para hacerlo.
Y que bueno, aún sigo enfadada conmigo misma por no ser capaz de vencer mis miedos.

lunes, 19 de octubre de 2009

Vistas a Gran Vía.

Hoy escribo des de Madrid. No es que haya venido a vivir aquí, es que me he tomado una tregua de unos días. Para cambiar de aires, visitar a la familia, y ir a ver algún que otro musical.De echo, ayer fui a ver "40, el musical" (que puedo recomendar). Debo decir que soy una fanática de los musicales y generalmente las historias que se cuentan suelen engancharme y más aún si el protagonista del musical lo tengo visto de alguna serie que me haya gustado o simplemente porque es el típico personaje que atrapa.
De las canciones que sonaron muchas componen la banda sonora de nuestra vida. Creo, que todos tenemos canciones que nos recuerdan a algún momento en especial o a alguien. Y que cuando las escuchamos las interpretamos según la primera vez que la oímos o según la historia que nosotros le hemos dado (puede que sin querer). Pues los musicales, de echo son eso. Son canciones, melodías, que marcan de una manera o de otra, para bien o para mal y que se intentan acoplar a una historia. En este caso a un grupo de amigos que todos tienen sus problemas, típicos (o no) de veinteañeros. Muchas de las canciones que ayer sonaron son memorables, creo que conocidas por todos. Puede que en algún momento "esa canción" que tanto nos gusta estuviese situada en una parte de la trama que nosotros no hubiesemos elegido, o que a mí me evoca una sensación diferente, pero es lo que tiene la música, no? Que a todos nos sorprende. Una canción para unos será maravillosa y nos trasladara a una situación cercana o a una por vivir y a otros les dolerá los oídos o el corazón con ella.

No se, por eso me gustan las canciones, las letras...la música en general. Me encantaría ver un musical des de dentro. Creo que es la parte más completa (y dificil) de todo buen artista. Bailar, cantar y actuar. Por eso, siempre que hago una escapadita a Madrid, cae algún que otro (buen) musical.

martes, 6 de octubre de 2009

otra vez toda la noche hablando.

Sólo quería tocar las estrellas.

Creía que por saltar más alto encima de la cama vendría peter pan y se la llevaría a dar una vuelta por el mundo de los sueños, que la rociaría con polvo de campanilla mágico y que se cogería a su mano y volarían cerca de la luna. Que por apretar más fuerte los dientes y por cerrar más veces los ojos podría inventarse un abecedario imaginario para crear múltiples palabras nuevas. Quería inventarse una consonante que se identificara con alguien que aún no conociese. Que sus palabras le encandilaran y ya nunca más se fuera de su lado. Quería que los números se multiplicaran por infinito y que su cabeza no olvidase nunca jamás los sueños que había construido. Que su alma no se olvidase de seguir despierta, soñando.
Quería que los sábados fuesen eternos, que no se acabasen los cafés ni las mantas de lana, ni las películas que invitaban a crear. Que enviarse cartas des de Beirut fuese casi obligatorio. Que los paseos por las ramblas durasen días, que los mimos le hicisen sonreír. Que ponerse colorada fuese un estado de ánimo común. Quería prohibir eso de irse a dormir a las diez, que los niños no son pequeños ya. Creía que lo óptimo era inventarse una hora del día que se dedicara a soñar, como la hora del día que se dedica a mirar la televisión o a dibujar familias felices.
Había decidido que escribiría una carta al ministerio pidiendo tal hora lectiva. Exclamando que la hora del té estuvise legalizada como en Londres. Que se permitiese contar con los dedos los días que faltan para Navidad. Que se construyese una noria bien alta al lado del mar para que al menos la gente pudiese invertir quince minutos de su tiempo a tomarse un respiro, exhalar aire no contaminado y abriese su mente hacia nuevos horizontes, que tomase las riendas de su vida o que encontrara el amor verdadero.

Y mientras pedía deseos, soplaba las velas de su cumpleaños*

miércoles, 30 de septiembre de 2009

Hace pocos días estaba escribiendo por aquí que tenías ganas de escaparme, que quería cambiar de aires, distraerme un poco. Conocer a gente apasionante, gente como la de los libros, que cuente historias que haya vivido o que se las invente sólo para hacerme reír. Gente a la que se le ilumine los ojos, que se sientan seguros de sí mismos y me transmitan seguridad, que me ayuden a superarme y a caerme y que me den su mano o todo el brazo para ayudar a recuperarme. Supongo que busco a alguien que me apoye en los momentos malos y en los buenos, que cuando esté de bajón o haga un día gris compre entradas para el cine para una peli nostálgica y compartamos palomitas (no importa si no son de colores). Que en los silencios me agarre bien fuerte de la mano y sienta que no debo preocuparme si se cae el mundo a pedazos. Que si fuera llueve nos resguardemos en alguna cafetería y nos tomemos un chocolate bien caliente y nos contemos secretos para no pensar en el frío. Descubrir el por qué de porque no nos habíamos encontrado antes, que estábamos haciendo el veintidós de noviembre del año pasado o preguntarnos flojito porque aún no nos hemos enamorado nunca. Ir a dar una vuelta con el coche y que suene alguna canción con la que compartimos historia. Reírnos de los cotilleos que salen por la tele o de porque en las películas de Las Vegas en las que aparecen largas carreteras nunca hay una área de servicio o el móvil nunca tiene cobertura para llamar y sin embargo cuando tienes más prisa para desaparecer parece que conduzcas a 20km/h.
Hoy vuelvo a estar aquí. En realidad nunca me he ido. En realidad no he encontrado a nadie que haga sentirme ni un poquito como he descrito arriba. Y nadie incluye ¡chicos y chicas!

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Apaguen las luces. ¡Se abre el telón!

Se sentó sola, frente al televisor.

La misma temática todos los días. Esperar con una bolsa de palomitas en la mano y una película.
Sólo quería desprenderse de ese halo que la rodeaba, que la hacía parecer angelical.

Estaba sola.

Siempre había querido pasearse por todos aquellos festivales de cine que se hacían en el país. Pero nunca había tenido suficiente valentía para afrontarlo sola. Le encantaba el cine. Era como su segunda vida. Si su propio miedo a fracasar no le hubiese impedido intentarlo, lo hubiese hecho. Cuando se detenía en frente de un cine podía sentir el calor que desprendía, sentir la emoción que los personajes habían sentido al grabarla. Podía viajar entre ellos y sentir su entusiasmo. No le gustaban mucho los focos de luz, pero hubiese querido ser el centro de atención en cualquier espectáculo cinéfilo. Que todas las cámaras la retrataran a ella, que la gente se agalopara frente a la valla de la alfombra (roja) para pedirle un autógrafo o una foto.

Cuando estrenaban una película, que la prensa criticaba de "espectacular" era la primera que se dirigia al cine a reservar su entrada, si podía ser en aquel cine pequeñito y de aire familiar, de butacas rojizas, siempre en la misma línea y el mismo asiento. Era como una forma de desearle buena suerte. No siempre le gustaban todas las películas, pero sentía una especial deboción por aquellas que retrataban a familias divididas por guerras, intereses de poder, dinero, amores...sobretodo que no faltara amor. Amores imposibles, soñados, violentos, furtivos, genuinos, primeras veces, primeros besos...

De echo, iba al cine para poder vivir en todo aquel universo del que trataban las películas.
Vivir en los cuentos, en fantasías.
Pero que a la vez, retrataban todo lo que le puede pasar a una persona corriente.
( a veces, se sentaba en un banco del parque y dibujaba instantes, capturaba recuerdos.
Sólo para poder revivirlos más tarde, cuando se sintiera tan sola.)

Era como cuando veía una película, había escenas que le recordaban a situaciones que le hubiese gustado vivir, sentir, saber que te pasa cuando te ocurren. Poder decir a mi me ha pasado y reírte. Sentirte libre. Eso era. El cine la hacía sentir libre. Sin ataduras.
Todo lo que deseaba, todo lo que estaba en su imaginación estaba plasmado en una película u otra.
Por eso, vivía por ello.


pd:sigo aquí, aún no me he mudado de ciudad. No todo es tan "fácil" como parece (si lo parece).
Sólo que mi imaginación, creo, se ha tomado unas vacaciones.;)

domingo, 13 de septiembre de 2009

Y des de mi casa grito*

No sabía que camino escoger. Se sentía en medio de dos mares de agua salada.
No sabía que dirección debía tomar su vida. Que diferenciaba su razón de su corazón. Pasaba horas delante del ordenador buscando excusas que le mostraran las cosas un poco más claras. Sentada en la cama, analizando cada pequeño detalle, que pudiese hacerla comprender porque ahora era el momento del cambio. Sabía que debía irse un tiempo para poder apreciar mejor lo que tenía, para desconectar de todo lo que le había sucedido o no este verano. Para hacer nuevas amistades, que las viejas creía que ya estaban demasiado "usadas" como si toda la confianza que había al principio se hubiese manchado, como si hubiese sido un kleenex de larga duración pero de usar y tirar. Necesitaba saber si de verdad les echaría de menos, si la echarían de menos. Necesitaba saber si podía hacer amigos en otra parte, si podría empezar de cero en otro lugar, diferente. Que eso es como las relaciones de pareja, que llega un día que caducan, que ya nada vuelve a ser como antes, que el tiempo pasa, y a veces, tal vez no hay un porqué, a veces si lo hay, y no queremos reconocerlo como tal.

Necesitaba respirar otro aire, que su vida holiese a cambios. Siempre había querido esfumarse un tiempo, cambiar de ciudad, cambiar de gente, cambiar su vida por la de otra. Primero llegó la universidad, y quería irse a estudiar fuera, pero se quedó. Ahora, la universidad se ha terminado, tiene trabajo aquí, pero no se siente segura. No sabe, si los sábados podrá salir con aquellos que habían sido sus amigos durante un tiempo, no sabe que reacción tendrán ellos al verla, después de un largo verano de ausencia. No sabe como se comportará para que las cosas no sean tan bruscas. Por eso, quiere marcharse. Esta es su excusa.
Pero a la vez, es su punto débil. Trabajar y estudiar en una ciudad tan grande como barcelona, es un camino duro. El problema no es no conocer a nadie (o si), el problema es que incluso los problemas pequeños se harán grandes, las noches largas (seguro) y quizá, no se olvide ni de porque se fue.

No se, porque todo es tan díficil. Quisiera poder llegar ahí e instalarme sin problemas, encontrar un piso que me guste, cerca del hospital en el que consiga trabajo, cerca del hospital donde haga el posgrado, cerca del centro, cerca del mundo, cerca...Y si, iría con una amiga, pero es que...y encima están mis padres que no lo comparten, que creen que no debería irme, que aquí tengo trabajo, oportunidades. Tengo coche (que venderían) y nose...supongo que creen que puedo volver a ser amiga de "mis amigos", yo que sé.

¡Qué no se que hacer!! ¿Qué hago??(se admiten sinceras opiniones)
pd: quiero matizar, que a N, D, C, Y y M les quiero mucho. Pero, excepto D, cada uno sigue su camino. Y están un poco lejos del mío.

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Tengo odio en el corazón y mil canciones por cantarte.

Voy a componerles una canción a todos aquellos que han formado parte de mi vida. Todos aquellos que han entrado para bien o para mal. Creo que voy a dividirla en dos hemisferios. La parte positiva incluirá a todos los que aún forman parte de mi vida, los que hace poco que han llegado pero se han quedado, los que me quieren como soy, los que se acuerdan de mi, a los que les importo. Los que me regalan sonrisas, los que me acompañan a los sitios, los que me llaman y me dan consejos. Los que se ríen conmigo, los que sé que aunque esté lejos van a llamarme un día de muchos y van pedirme que vuelva o que me van a decir de quedar un día y comer juntos, ir al cine y ver una peli.

Y luego voy a dedicársela a la parte gris. A la inoportuna, a la que nunca me ha sacado a bailar, la que no me lee, la que no me llama ni me envía sms al móvil, la que no me pregunta que tal el día o que tal me ha ido el cambio o el viaje, o cuán bonita era esa ciudad. A los que me han llamado para mi cumpleaños pero no cuando necesitaba su calor, sus abrazos de amig@. En general, a todos aquellos que los sábados estaban y entre semana se olvidaban. A los que me he dado cuenta, que no pasaría otro domingo astromántico con ellos.
Quería dedicarle esta entrada sobretodo, a esas pocas personas que como diría Z, si huelen a mandarinas, y a manta y tele y algunos serán chicos fabulosos y otras chicas pop (pero sólo por el nombre, no por lo de bañarse en diamantes). Que me he dado cuenta que uno con la edad va ganando años y perdiendo amigos y quien diga que es fácil ser amigo de alguien, miente.


*Título (un estribillo canción Dicen de Dorian)

sábado, 5 de septiembre de 2009

Sigue lloviendo (2ª parte).

Cuando tengo tanta rabia dentro no encuentro palabras para adornar mis sentimientos. Es como si me quedara vacía de expresiones. No se me ocurren sinónimos para que todo no parezca tan cruel, tan fuerte. Porque en realidad, no es para tanto. Es más de lo mismo. Más de lo que estoy acostumbrada.
Que no hay excusas ya. Que mi vida gira en torno a esto. En realidad, todos giramos alrededor de esto. El mundo de la comprensión, de los sentimientos, de dos es muy complicado, en general. Y (cómo digo siempre) puedes leerte libros y ver películas, pero al final nada se parece a lo que tu quisieras, a lo que realmente nos pasa. Hace poco escuché una canción genial, para este tipo de situaciones. (Para el mismo tipo de situaciones que las princesas de mis cuentos están acostumbradas a vivir. Y es que en realidad, no son princesas, son chicas corrientes que viven rodeadas de un montón de aptitudes que salen a flote en medio del millón de carencias de quién las inventa). De echo, la he puesto en el reproductor mp3 del blog, porque relata todo lo que podría escribir yo por aquí. Aunque creo que en más de una entrada lo he comentado.

Este post no pretende ser ni mejor ni peor que los anteriores. He decidido escribirlo, porque es una manera interesante de (des)ahogarse, en lugar de hacerlo con un vaso de agua. Igual es el síndrome post-vacacional (aunque vacaciones no he hecho) o el síndrome de tener demasiado tiempo libre para pensar o como querrais llamarlo. No voy a repetir lo que dije aquí*, porque sería monótono. Pero si lo analizo a fondo, sigo sintiéndome igual. Otra vez el mismo comienzo. Otra vez lo mismo de siempre. Otra vez sentarse frente al ordenador y dejar que pase el tiempo. Que ser la segunda opción nunca se me ha dado bien y no quiero empezar ahora. Y encima, me siento como una estúpida porque se que me leerás y tú no tienes nada que ver!(o si, yo que sé!)




Lo que tengo claro, es que aún no voy a romperme,
con melancólica ilusión.* /
es que quien escribió el guión debe estar realmente enfermo. (1999)

martes, 1 de septiembre de 2009

Quisiera encontrarme en alguno de tus relatos*


Si me preguntaran que es lo que me hace reír, supongo que contestaría que cualquiera cosa. Pero si me preguntasen que es lo que me hace feliz, quizá tendría que mentir. O simplemente explicar aquello que creo que me haría feliz. Que me gusta que me hagan cosquillas hasta explotar de risa, hasta ponerte roja como un tomate y decir muy muy fuerte"para"!! Que me gustan los globos de colores, que siempre he querido bailar en una pista llena de ellos( como Luna, si), que me gustaría hacer un viaje en globo y llegar a tocar el cielo y capturar con una cámara de fotos aquellos atardeceres, aquellos puntos diminutos que se ven desde arriba de todo. Dibujar corazones con el dedo y soplar bien fuerte para que el viento se nos cuele entre el pelo y la ropa. Me haría feliz coger el coche y plantarme en cualquier ciudad que me haya imaginado antes, perderme por las calles y escribir canciones que hablen de mi perdida en ellas. Correr de la mano y pararnos exhaustos sin aliento, encontrarnos con una cafeteria con encanto en la que toquen grupos mágicos y nos deleiten con sus melodías, bailar mucho y tomarnos una cerveza con sabor a cereza. Supongo que podría continuar diciendo la verdad, y decir que me encantaría aprender a tocar la guitarra y comprarme un montón de vestidos de noche que conjunten con el color de mis ojos y con el de las estrellas los días impares del mes. Podría decir que me haría feliz tener un velero y navegar por el mar, relajarme, tomarme cócteles de sabores y emborracharme hasta el amanecer, contar confesiones peligrosas y sacar mi vena más artística. Ver películas ñoñas, refugiarme de las tempestades, cantar debajo de una cortina de lluvia, pintarme las uñas con purpurina de colores. Cruzar la línia del miedo y aprender a arriesgarme, romper las ventanas, encontrar un sitio para ir a gritar. Me gustaría vivir una experiencia de esas de miedo, visitar una casa del terror y chillar mucho hasta deshaogarme, abraza(te) fuerte. Coleccionar recuerdos, instantes, fotografías de viajes, de besos, de abrazos. Asistir a un concierto multitudinario y hacerte señales con el móvil, encontrarte en medio de la gente a las ocho de la mañana, cansado de gritar mi nombre, de dibujar números de teléfono en la pared y decirte que he perdido la H en algún sitio y que no he vuelto a encontrarla, que llevo años sin ella y que ya no me pesa. Y que el aire tiembla entre mis dedos.
(y no sé si esto me hace feliz, pero quisiera descubrirlo).

Sonará: Lejos de ti-Dorian
Foto: Lleida (agosto '09)

lunes, 24 de agosto de 2009

Último inventario [en días efervescentes]*


Y en medio de la nada apareció él.

Como si hubiese estado esperando un montón de tiempo. Como si supiera el momento exacto en el que debía aparecer. Como si supiese que le iban a esperar. Estaba destinado a enamorarlas, a regalarles flores y puestas de soles. A protegerlas, a cogerles de la mano e intentar no soltarlas.

Ni siquiera sabían su nombre. Aparecía justo cuando un corazón se empezaba a romper. Justo cuando una lágrima se asomaba. Era el típico caballero con capa y espada montado sobre un corcel blanco, que una niña de 6 años pintaría en un dibujo para el colegio, cuando le preguntasen de quien se querría enamorar de mayor. El princípe azul que incluso cuando tienes veinte años sueñas con poder atrapar algún día, que sabes que existe porque los libros te lo han retratado y las películas te lo han mostrado mil y una veces. Que las canciones de amor se escriben por algo.
Él era M A G I A. Era efervescente. Era como el Romeo que toda Julieta quisiera tener. Era abrazos en el sofá. Era caricias por la noche y por la mañana. Era besos dulces con sabor a mandarina en invierno o a sandía en verano. Era esperar horas y horas en la estación de tren, era uno de enero todos los días. Era equinnocios de febrero. Era lunas llenas. Era sonrisas sin pedir explicaciones, era golosinas con forma de corazón. Era miradas perdidas, era llamadas por la noche, era coincidencias. Era todos los besos que estaban escritos, todos los que quedaban por dar. Los que se daban a oscuras, a plena luz del día, en el coche, en una fiesta... era todos los bailes que quedaban por bailar, todas las canciones que faltan por escribir. Aquellas que debían escribirse. Aquellas que Luna escribiría des de su planeta sideral o que Índia compondría guitarra en mano sentada en el tejado para olvidar "sus" malos recuerdos.

viernes, 14 de agosto de 2009

Más inventario [en días "especiales"]

Y de pronto de su imaginación nació Índia (que se parecía tanto a Luna que asustaba).
Que tenía el pelo tan oscuro como el azabache. Sus ojos eran dos almendras rasgadas. Cuando se movía sus curvas sonaban como cascabeles. Si lloraba el cielo se enfadaba con ella y se teñía de gris oscuro y aparecían nubes y chubascos. Un buen helado, en tarrina grande, de fresa era lo único que la hacía levantarse de la cama.
Cuando se quedaba sin fuerzas cogía la guitarra y la tocaba hasta que le dolían los dedos y se sentía libre. Si se dejaba llevar se acordaba de los atardeceres subida arriba en el tejado intentando olvidar los malos recuerdos. Dejaba atrás la inocencia. Odiaba los lunes porque era el primer día de la semana y le encantaban los viernes porque sabía que el fin de semana tendría manta de colores, abrazos y películas por menos de unos sonrisas, que de hecho no le costaban ningún trabajo. (en realidad, no encontraba nada mejorp agado y sin menor esfuerzo que sonreír).
Su capricho eran las gominolas de colores. Lo que más le dolía, era verle tras el cristal de aquel bar, hablar por teléfono y observar como sus ojos atravesaban cualquier barrera, pero no podían verla. Le dolía no saber cuando regrasarán los días de cosquillas, de caricias en su pelo, de ...dibujar sábados dormidos en la cama.

miércoles, 5 de agosto de 2009

Pequeño inventario [en días espaciales]*

Si tuviese que inventarme una historia sobre alguien especial, me inventaría a Luna.
Creo que de ella podría inventarme incluso cuál es el color de su pelo y la forma en que sus rizos caen sobre su espalda. Decir que el olor de su piel hipnotiza a todos aquellos transeuntes que se dejan llevar a su paso. Que tiene el don de hacer reír, de que una sonrisa suya se convierta en la más grande de las casualidades. Podría decir que le encantan los espacios abiertos y que todo lo que la envuelve se convierte en arte.Que le encantan las piruletas con forma de corazón y de color rojo, rojo brillante, que parece que hayas pintado con un plastidecor de esos con los que pintan los niños pequeños. Quisiera contarte que le gustaría escuchar de sus labios aquellas frases bonitas que dicen en los libros o en algunas películas. Podría decir, que se muere por dar amor y por bailar en una pista de baile llena de globos de colores, que tiene ganas de que le regalen flores y de ver películas de amor tumbada en la playa, con los pies descalzos arañando la arena y llenar sus pulmones de aire marino. Quisiera olvidarme de los mil defectos que podría llegar a inventarle como que sea cabezota o insegura, que le gustaría tener alas para poder escaparse muy lejos. Que le gusta imaginarse un mundo absurdo sólo para dejar de sentirse menos rara, más ella. Uno en el que pudiese invitar a todos aquellos que la hiciesen sentir querida, a todos aquellos que de verdad le importase y al revés. Supongo que a todos los que pareciese que iban a estar allí dándole abrazos y ánimos sin que ella los hubiese pedido. Aquellos que le regalasen sonrías un día cualquiera, mientras espera en la parada de autobús o mientras lee un libro sentada en un banco de algún parque.Podría decir que es esa canción que tantas veces ha sonado, que su voz aún sabe a despedida y que las noches de invierno se abraza a la almohada. Que le gustan los pijamas de ositos y que sueña con ese avión que perdió una vez y con norias que la transporten a las estrellas, con dar vueltas de campana montada en una nave sideral y hacer burbujas con jabón.

jueves, 30 de julio de 2009

Catorce de marzo del 2mil8

Me gustan las nubes. Son el eterno paraje por el que perderse un dia soleado. Soy a la que le gusta el verde, ese verde intenso que amuebla las paredes de mi iluminada habitación. Soy a la que le gusta el mar, cuando ondea suavemente y rompe sus olas sobre el puerto. A la que le gusta el olor de un libro recién estrenado, ese libro que esperas con todas tus ansias poder leer, del que no te desprendes ni para dormir, con el que sueñas que eres la protagonista de la historia que siempre quisistes inventar y vivir. A la que le gustaría irse a Roma solo para reconocer los pasajes de esos libros que devoró en una semana. Soy a la que le gusta sentarse en un banco cualquiera, de una plaza cualquiera y observar a la gente, pensar que es de sus vidas, a que se dedican y si son felices. A la que le gusta perderse por las calles vacías de gente, esas por las mismas que se pierden los protagonistas de sus sueños. A la que le gusta escribir aquellas historias que hablan sobre amores prohibidos, pasiones sin vivir y finales no siempre deseados. La que se muere por una buena canción, sobretodo aquellas cantadas mientras duermes, en silencio junto a la oreja. A la que le gustan los sábados con un café en la mano y mucho sueño y quizá des de hace poco los miércoles (cómo el título de mi otro blog), incluso hasta altas horas de la noche. La que siempre quiere más, la que desea que las cosas sean mejores de lo que son, la que a veces (casi siempre) se siente invisible, la que añora los besos que se dan porque sí (y que se muere por darlos, aunque a veces le dé vergüenza). A la que le gustan los atardeceres en el coche y dejarse perder entre un manto azul oscuro de estrellas fugaces. La que sueña todos los días aquello que quiere que pase y que sabe que no puede ser. La que se siente fugaz, a menos de un metro del cielo. La que siempre está pendiente de lo que dicen los demás, la que por dentro siente tanto miedo que no sabe que hacer con él. La que quiere perderse...
y llegar a la luna.
Quisiera ser la que no debe dar explicaciones a nadie.
Y así sentirse menos cobarde.
Foto: París '06
Suena: clica en miércoles!

sábado, 25 de julio de 2009

Me moriré de ganas de decirte (que te voy a echar de menos).

Jugábamos a enterrar palabras en la arena, a que las olas se llevaran nuestros amargos recuerdos. A darnos besos bajo el agua y que nuestros labios se quedaran impregnados de ese sabor salado, sabor a agua marina, a mundo debajo del agua. Nos cogiámos de la mano y queríamos grabar bajo la piel todas aquellas sensaciones que el agua se llevaba cuando dibujábamos un corazón en la arena. Queríamos sentirnos dioses de nuestro propio momento, crear universos juntos, crear constelaciones de la química irresistible que desprendíamos. Dejar que el dolor de garganta se colara en forma de mariposas en nuestro estómago. Subir los peldaños de aquel faro en medio del mar, de diez en diez, que nos faltara el oxígeno al llegar arriba, iluminar(me) con su luz, quedárnos dormidos con el insistente sonido que hacen las olas al romperse contra las rocas. El mismo sonido que hace mi corazón cuando tu lo tocas, cuando siento que poco a poco se va perdiendo una pieza de ese puzzle imaginario que nos inventamos para poder vivir mejor.
Jugábamos a inventarnos sueños, a pintarlos de colores. A juntar estrellas, a escribir listas imposibles de cosas por cumplir, a darnos besos en la espalda, en el cuello. A recorrer a ciegas nuestros cuerpos con una venda en los ojos, como si mañana no fuéramos a vernos más. A saltar a la comba y reírnos tanto que nos exploten los tímpanos de los oídos. Recordar aquella tarde en que bailamos juntos, que nos despertamos en la misma habitación sin antes habernos visto con la mirada penetrante.
Jugábamos a encontrarnos por casualidad en aquel pueblecito de playa que conocí por casualidad en aquel libro que me regalaste, para que no dejara de soñar-dijiste. Jugábamos a que mañana no llegara, a que cuando cerrara los ojos y contara hasta 3siguieras ahí. Siguiera ahí.
A que mañana estubiera aquí.
Lejos, supongo.
*Titulo: Canción "con las ganas" de Zahara.

jueves, 23 de julio de 2009

La última calle a la izquierda*

Se despertó sonríente. Aquella mañana iba a ser la mejor-pensó.
Había dado tantas vueltas ya, que no podía imaginarse una mejor ocasión para expresarse.

Se había dado cuenta, que des de aquel momento en que le vió por primera vez tenía muchas ganas de vivir, en realidad se sentía viva. Hacía tiempo que no se paraba a pensar porque vivimos sumergidos en la rutina de todos los días, sin aprender a vivir el momento, el instante, aquel minuto o segundo que es único. Que a veces, darías todo para volver a recuperar aquello que no disfrutaste.
Siempre había creído que las frases de amor no estaban hechas para ella. Que el amor, era un juego entre dos personas que sentían lo mismo. Que cuando estás agusto con alguien y sólo quieres estar con él a veces las palabras sobran y ella sentía que eso era mucho más amor que una frase, que otras veces había escuchado sin sentimiento.

Esta vez tenía ganas de vivirlo todo. Y con todo quería escucharle cerca, sentir su aliento enfrente del suyo. Distinguirle entre la multitud, buscarle y encontrarse. Que le hiciese cosquillas de improvisto. Echarse unas risas mientras bailan al son de la música. Mirar las estrellas junto al mar. Decirle que se parece tanto a lo que no buscaba que por eso se siente tan agusto. Y es que en realidad, no sabe si algún día le besará, pero si sabe que quiere que la saque a bailar, que la abrace, de que sin querer la coja de la mano-muy fuerte-para que no pueda evitar sonrojarse. Mirarle a los ojos y que le brillen.
Decirle todas aquellas cosas que nunca ha dicho antes, decir todo aquello que se pierde cuando dos personas no sienten lo mismo y disimular que no importe, sentir todo aquello que no está permitidio sentir, todas las miradas que no se entregan, todos los besos que no se dan, todos los miedos que tenemos pero no decimos. Todas la veces que gritaríamos de rabia, de dolor, de soledad...
Por eso, aquella mañana (quizá) todo iba a cambiar.

sábado, 18 de julio de 2009

A 999m del epicentro

Por las noches te sueño. Tengo sueño. Y luego me cojo un bus subterráneo que aparca cerca de tu alma. Pero sin tocarla, sólo la rozo a 1000 rpm. Porque las segundas oportunidades siempre llegan tarde. Así que monto un chiringuito, saco la tienda de campaña y me echo unas cartas. Más bien un solitario. Cierro los ojos y tus manos tocan mi alma. Y me imagino cómo sería todo si estuvieses conmigo en este viaje.No se de que sirven todas las señales que te envío, odio tenerte tan cerca y que no puedas verme, mi sistema inmune trabaja todas las tardes que comparto contigo y fabrica tantos glóbulos rojos que me ruborizo enseguida. A veces, se me para la respiración y me sudan las manos cuando pronuncias mi nombre y rozas mi piel sin quererlo, y a mí se me erizan los pelos. Y entonces tengo miedo, miedo de no poder controlarlo. De no poder dejar de sonreír (te), de no poder dejar de imaginar (me) contigo. De inventarme universos paralelos al nuestro. De flotar en medio de océanos fabricados por corrientes de aire. De que el suspiro de tu voz me magnetice, de que me recorra tu aliento e inunde mis pupilas. Dicen que se irán los besos que nunca nos dimos. Dicen que nuestro error fue querernos sin saberlo. Que como cuento los días sin quererte. Que no tengo agallas para olvidar de nuevo, que mis noches no serán reversibles, que no les puedo poner titulo a las canciones inventadas, que no hay aire suficiente entre tú y yo. Que no hay nudos que deshaga ni sábanas que cambie. Que estoy harta de aprender a inventar historias, que se me envenenan los recuerdos. Y no sé si echarme a correr o ponerme a pensar en la soledad que pintará mi habitación, en las tormentas que inundarán mis caricias.


Y cerrar los ojos, imaginar que he perdido el último avión dirección al espacio.
Empezar a contar todas las palabras que te he escrito.
Explicar (nos) todas las canciones que llevan tu nombre y tú sin saberlo.




He creado este nuevo blog. que es una continuación del "esacancionqnopodrasolvidar" porque no me iba bien. La dirección de mail me daba error muchas veces, y me costaba cargar las cosas. Espero que sigais leyéndome, a pesar de cambiar. A este nuevo blog le he concedido un nombre muy similar al anterior, para que sepais que soy yo.