martes, 18 de septiembre de 2012

Movimientos del peón

Vol de Colom. La Garrotxa'12
Ahora hace casi un año que te has ido. Ahora justo cuando empieza el colegio, cuando empiezan las clases, ahora cuando me dabas la mano y me acompañabas a la parada del autobús. Cuando decías "vas a llegar tarde" o "quédate con la señorita Inés" hace más de diez años. Ahora cuando recuerdo tus gafas viejas y la coronilla de tu calva asomando. Ahora cuando me reñías en casa y a veces fuera. Cuando me mordía las uñas y me llamabas la atención.
Te has mudado a poco más de tres manzanas de aquí y es como si te hubieses mudado de ciudad, de país, de continente. Es como si te hubieses transformado en alguien que no conozco, que nunca he conocido, que nunca antes había visto. Es como si fueses de esos que me llaman al móvil para cambiarme de compañía y tengo la necesidad de colgar a los tres minutos. Es como si hubieses sido alguien pasajero en mi vida, como si te hubiese conocido en una feria o arriba de una noria o te hubiese escuchado un día en la radio. 
Es como si todos esos recuerdos de niña, adolescente, juventud estuvieran perpetuos en mi memoria. Sin moverse, sin trascender, sin encenderse. En gris. Como si un día los hubiese metido en un cajón y hubiese perdido la llave. Como si no importase todo lo que un día construimos. Como si sólo estuviese este año rondando en mi cabeza. Este año de perdidas y lágrimas. De echarte de menos sin reconocerlo. Este año de no reconocerte, de dolerme, de odiarte por todo. De no poder abrazarte porque me eres extraño. Porque me he vuelto insoportable contigo, porque me resultas pesado, porque me mientes, me escondes las cosas. Porque en lugar de hacer de más, haces de menos. Los dos hacemos de menos. Y así, nunca nunca nunca podremos volver a los recuerdos bonitos. 

7 comentarios:

Forgotten words dijo...

Solo puedo decir que a veces solo el hecho de que haya un cambio descoloca todo nuestro interior, pero a lo mejor es hora de entenderlo y escuchar sus razones y de comprender el porque lo sientes tan lejano...
Un texto sincero y muy bonito aunque triste, pero lo bueno esta en que si quieres puedes cambiarlo ;)

Isa. dijo...

Es un texto triste, pero me ha gustado mucho, quizás porque se ve tan sincero que parece bastante real... A veces, no sé, pasan estas cosas, las circunstancias cambian y nos dejamos arrastrar, y como dice el refrán, "uno por otro, la casa sin barrer".
Quizás, las cosas vuelvan a cambiar. No a ser como antes, pero tampoco como ahora...

desastreAnimal dijo...

Se me ha removido algo muy dentro... increible la perfección a la hora de poner ejemplos...

Un tal Jesús dijo...

Realmente buena, consigues entrar más allá de donde imaginarías.

Flowher dijo...

Qué difícil es distanciarse de las personas que tanto significan para nosotros. A veces necesitamos tiempo para adaptarnos, otras veces sólo queremos volver a tiempo pasados.

un beso:)

X dijo...

Es verdad que es un texto triste, pero me parece que deja abierta una puerta a la esperanza. Más que una despedida, es una reclamación, un "eh, cambiemos el chip". Me ha gustado. :-)

http://atlantis2050.blogspot.com

desastreAnimal dijo...

Genial haberte desempañado un poco la cabeza... con cosas así se cumple el fin de escribir, expresarme y que además llegue a la gente... GRACIAS, siempre gracias, por no dejar de pasarte guapa...
un beso!