lunes, 18 de octubre de 2010


Nina cree que las cosas siempre pasan por algo. Que su historia en el aeropuerto de "vuelo cancelado" en Milán, serviría para algo.  Puede que Clément sólo formara parte de otra parte del tiempo.
Pero lo más importante de ella, es que cuando encuentra algo, lo quiere (a veces sólo lo intenta). Y eso a veces, puede ser muy bueno y otras no tanto. Le tiene miedo al amor. Mucho. A todo lo que tiene que venir, a todo lo que puede pasar y sobretodo a lo que no puede pasar.
Aunque hace tiempo que quiere arriesgarse. Quiere poder tocar algún día el cielo de esa manera que cuenta en los libros o que alguien haga una campaña publicitaria con su imagen dormida.
Si tuviese que elegir un día sería un sábado noche, una estación verano con mar, un color verde esperanza, un verbo reír, escogería un cielo con luna llena y estrellado y una manta de lana con colores para ver mucho cine en casa. Escogería tener suerte y valentía, perderse para ser encontrada. Un amanecer bonito a tu (su) lado para hacerle mil fotografías cuando los colores se funden, cuando ves perfectamente la linea del horizonte, cuando crees que puedes tocarla. Y cuando en realidad lo que te encantaría tocar son sus ojos y darle un beso a escondidas...o sin esconder. Por que le gustan las caricias, en el cuello mejor. Los susurros, (hace poco leyó en un libro lo bueno que era decir las cosas susurrando), las respiraciones entrecortadas. Sentir que no habrá reproches, que seguirás siendo tu. Que las noches se harán infinitas, eternas, memorables. Y pasar un día de playa en invierno. Y pasear allá donde no puedan reconocerla, dónde no importen los demás, donde todo esté en calma. La nieve, los bufandas, sonreír, saltar, tocar, soñar...(te)(le). Hacer pasteles, mancharnos sin querer. Encender una hoguera y contar historias, que huela a mandarinas. Decirte que colecciono instantes, que me encanta el olor de un libro nuevo. Poderle cambiar la letra a las canciones.
Pero cuidado, porque si todo esto se cumple puede acabar irremediablemente enamorada, en demasiado poco tiempo...



foto: Istambul.

9 comentarios:

Li..* dijo...

:) No tengas miedo de amar. Si no no conseguirás dejarte llevar nunca. Con lo genial que es. Susurros... creo que esa palabra es una de mis favoritas. muá

Bang... dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Bang... dijo...

ese miedo que se siente ella... es tan practico...

yo lo he sentido varias veces, pero por seguir ciertos impulsos, terminé haciendome el valiente, y me dolió...

Clementine dijo...

Que bonito.
Lo conseguiras si lo deseas con mucha mucha fuerza

:)

Ella es la sonrisa de un mundo triste. dijo...

Es precioso... Me ha gustado muchisímo. Yo también le tengo miedo al amor, y bueno, realmente, me gusta todo lo que has escrito. No puedo quedarme con nada.

Me ha gustado mucho tu blog, me iré pasando :)

Coraline dijo...

buf, una de las mejores entradas que he leído por aquí :) me ha encantado, sentir todo eso asusta, muchísimo, pero también te digo que es lo más increíble de la vida, y que es el miedo más bonito de todos, ese que viene con espirales en el estómago y sonrisas nerviosas que estallan cuando menos lo esperas.

la chica de los lacasitos dijo...

yo también me enamoro en demasiado poco tiempo... es un riesgo alto, eh?. Pero ella es valiente.

Jota dijo...

cuidado no respires que el amor esta en el aire ¿quien inventó esta cosa este que a todos nos quita y/o nos da la vida? un saludo!

Coraline dijo...

si, me llamo Daniela :)
pues nos escaparemos a una casita en las montañas ^^