domingo, 2 de junio de 2013

Tesoro



Sentada en la cama estás tú. 
Pintando sobre un lienzo blanco que poco a poco se torna azul y amarillo. Dibujas un sol precioso como el que vemos hoy desde la ventana de nuestra habitación. Se acompaña de un mar inmenso en el que puedes imaginarte las olas ir y venir, su murmullo, los niños jugando en la arena, construyendo palacios donde reposan sus muñecos preferidos. Desde donde los padres leen el periódico y remojan sus pies en el agua, pintan pisadas que se desvanecen cada vez que una ola se acerca. Gafas de sol y posados veraniegos, protección solar en la cara y el cuerpo. Fíjate, ahí va un niño todo embadurnado-dices. Y nos reímos. Luego, coges otro papel y lo pintas de verde, dorado y rojo y un campo de amapolas se dibuja en mi mente. Me imagino paseando y tu corriendo, gritando, sintiendo el aire en la cara. Un pueblo a lo lejos, encima de una montaña parece. Las ganas de llegar se perfilan en tu sonrisa. Mientras cantamos una canción animada para que el recorrido sea más llevadero. Desde arriba se ven todos los campos de trigo que hemos dejado atrás. Vemos una casa y queremos entrar. Descubrimos una mesa con sillas y un aroma a café se cuela en nuestra nariz. Una señora risueña lee un libro y nos sentamos con ella. Un jarrón con flores encima de la mesa. Me invita a café. Tu juegas a la pelota y todo parece estar en calma. Por las escaleras que bajan al patio un niño nos saluda. Jorge llega más tarde con un bote de mermelada en sus manos y el pelo alborotado. Nos ha echado de menos dice y la complicidad de sus ojos responden a los míos. 
Hay cualidades en las personas
que no apreciamos hasta que no las vemos  actuar
sin que ellas sean conscientes de nuestra  mirada.
(Elvira Lindo)

6 comentarios:

Ladrón de Guevara dijo...

Estar todos es estar en casa, aunque esa casa sea simplemente imaginar paisajes y momentos, o recordarlos.

Muy bonito texto. Gracias.

Cuídate.

Oski dijo...

Sé es feliz con situaciones sencillas ¿por qué nos empeñamos en complicarlo?

Deliciosas escenas, ya sean pintadas o imaginadas te hacen sentir en casa.

Abrazos.

Forgotten words dijo...

Y lo bello siempre se encontrará en esas pequeñas enormes cosas que pasan desapercibidas, pero que si te atreves a valorar te das cuenta que eres la persona más rica del mundo ;)

Ana Estrella Vazquez dijo...

:)

Sonia dijo...

Es un escrito muy bonito. La descripción de un hogar, quizás tu hogar... o el idílico!

me transmitió paz, gracias!

Te invito si te apetece, aquí estoy:
http://sensaciondeamanecer.blogspot.com.es/

favole dijo...

:) Preciosa escena. Y qué bonito es "mirar a los demás cuando los demás no nos miran" y descubrir cosas en ellos que nos hacen sonreír.
Siempre es un regalo para el alma sentir que se ha llegado, que estamos todos y que la casa está llena.
Tienes un blog maravilloso!!!
Te sigo a través de lienzos y pisadas y ventanas desde ya!!!
Un abrazo enorme!!!