viernes, 24 de mayo de 2013

Mayo ya no se esconde

Cafè en Altafulla
Siempre hay un día que te sientes esperanzada. 
Un día que tienes ganas de hacerlo todo, que quieres aprovechar. Aunque sólo sea para pasear por tu ciudad, por un sitio diferente al que no sueles ir. Aunque sólo sea para hacer fotografías en tu cámara digital (aún estás ahorrando para la reflex). Hay un día en que vuelve a aparecer el impulso que lleva escondido todo el invierno para hacer cosas de verano. Hay un día para las actividades de aventura en el río, para que el agua fría te salpique en la cara, para hacer picnics debajo de un árbol entre sol y sombra. Un día para lo tuppers de pasta y galletas caseras. Un día para hacer la ruta de las ferias artesanales que te queden cerca, de lo que sean: cerveza artesanal, quesos, embutidos...También llega el día de los helados frente al mar, el día de celebrar la noche más mágica del año. Llegan los días de ir sin chaqueta. Llegan las ganas de quererte ir de viaje, hacer una escapada dónde sea pero con muchas cosas por ver, con muchas cosas por descubrir, donde una calle que parezca aburrida se convierta en un refugio. De descubrir música, de ponerte en el reproductor música que te transmita buen rollo, rollo a verano y alegría, de hacer coincidir tus escapadas con algún concierto molón. Puede tal vez, también, que llegue el día en que sepas que hoy vas a encontrar el trabajo que te ha faltado durante todo el año. ¡Ese trabajo! El día en que se acaben los exámenes (de momento). El día en que la esperanza no piense en abandonarte durante muchos muchos días. El día de cafés interminables, de terrazas con flores, de cenar en el balcón, de olvidar los besos de esquimal y convertirlos en besos con calor. De leer libros en bancos y de los cines al aire libre. 

7 comentarios:

Sílvia dijo...

Ánimo :)
Pronto te llega ese día! ^^

Ladrón de Guevara dijo...

Pues me apunto a esos días...

Mira que a mi me gusta más el frío, las mantas, los cafés calientes, pero como lo has descrito...

Cuídate.

Isa. dijo...

¿Cómo resistirse a uno de esos días? Ya queda menos para el verano y parece, al menos de momento, que el tiempo vuelve a darnos una tregua. ¡Seguro que alguna de todas esas cosas caen más pronto que tarde! :)

guille dijo...

Y que sepamos aprovecharlos cuando lleguen.

Juntar viajes, descubrir y besos suele ser una receta sin fallo.

SMSC dijo...

Yo también me apunto a esos días. Creo que no pueden existir días más productivos que estos :)

bull dijo...

Describes esos días y yo me sentî dentro de ellos en esta mañana, leer un café y sonreir... Gracias.

Forgotten words dijo...

Hay días para todos y cada uno de ellos guarda esa magia para que pasen a ser especiales y únicos si sabemos apreciarla ;)