sábado, 22 de diciembre de 2012

A little piece of me

Nunca hubiese imaginado que volver a escribir le costase tanto. Siempre había creído que ahora que estaba enamorada, las palabras le saldrían a borbotones de su boca, que sus neuronas funcionarían a un ritmo acelerado. ¡Qué equivocada estaba! Antes se sentaba delante del ordenador y sus dedos fluían por el teclado a una velocidad imposible de seguir. Las ideas se amontonaban ansiosas por salir. Todo el día tenía ganas de componer desde poesía a relatos cortos en los que salía su alter ego; en cambio, ahora se obligaba a sentarse delante del ordenador, se obligaba a pensar historias interesantes que pudiesen captar al lector. Esto de imaginar que le gustaría a la gente es tan subjetivo y complicado...nunca sabes que les puede gustar. Igual la cosa más ridícula y cotidiana triunfa, como no lo haría la historia con más adjetivos extraordinarios que hayas podido escribir. Esto de inventar historias tiene su lado bueno y su lado malo. Puede transmitir mucho a los demás como puede cansar y parecer demasiado pasteloso. De echo, solemos escribir sobre algo que nos gustaría que nos pasara, sobre aquella escena mágica que vemos en una película o sobre como te imaginaste tú, la parte de tu libro preferido. Si sabes escribir sobre otros temas es que realmente lo tuyo sí es escribir y no parecer que escribes.
No sé, puede ser que sólo necesite un poco de espacio para volverse a encontrar. Porque las situaciones personales (no sólo el amor) también influyen en como te sientes, y si no pasas por tu mejor momento, tus creaciones personales también puede ser que se sientan resentidas por el cambio. Aunque antes solían ayudar, ahora puede ser que estorben. 
Lo que si se prometió, es que nunca dejaría de escribir, porque escribir era su manera de canalizar sus sentimientos. 

4 comentarios:

AtaqueEscampe dijo...

realmente lo tuyo sí es escribir

SMSC dijo...

Te entiendo perfectamente y me alegro de que seas de aquellas que se juren no dejar de escribir. Me encanta leer a nuevos escritores, aunque a ti ya te leo desde hace tiempo :)

Nerea dijo...

Escribir es VIDA.

Isa. dijo...

Escribir es como respirar, si dejas de hacerlo, mueres.

Sin embargo, ¿cómo renunciar a contar todas aquellas historias que podrían habernos pasado, todos los límites que podríamos haber cruzado...? Como dice Milan Kundera, "todas esas situaciones las he conocido y las he vivido yo mismo, sin embargo de ninguna de ellas surgió un personaje como el que soy yo, con mi currículum vitae. Los personajes de mi novela son mis propias posibilidades que no se realizaron."

Un abrazo y, por supuesto, nunca dejes de escribir.
¡Felices fiestas!