miércoles, 10 de octubre de 2012

Llévame a algún lugar real

Salgar. La Noguera
Hago una foto en mi memoria y estás tú. No he decidido cuando había de ser. Pero entre todos mis buenos momentos ha aparecido uno de cotidiano contigo. Los dos abrazados en una esquina de la calle, discutiendo sobre cosas que podíamos haber hecho antes o por teléfono o cuando nos encontramos en el banco del parque. Hablamos sobre tu economía, que parece ser mucho más que la mía. Sobre los posibles planes del viernes, de mi madre y del cumpleaños de mi amiga M. Dices que te encanta darme besos en la mejilla porque es blanda y sonríes. Y nos abrazamos, otra vez, como si no tuviésemos que soltarnos nunca. Y es que prometimos que no íbamos a hacerlo. Incluso hablamos de pisos que algún día queremos compartir, de si viste la foto que te mandé de aquél o del otro. De la zona, del garage...Hablamos de todo, eso es lo bueno de quererte; que puedo contarte todo, que nunca me canso de explicarte las cosas, por muy cotidianas o alocadas que sean a veces. Eso es lo bueno de que nos entendamos. Lo bueno también es cogernos de la mano, besarnos y por supuesto abrazarnos. Esos abrazos que podría hacer durar toda una noche incluso. Luego me prometes que un día saldrás conmigo de fiesta. Hablamos sobre el futuro y el presente. Yo te hablo sobre lo bien que estoy a tu lado. Y es que a veces, esa suele ser la mejor parte del día. (y sé que la tuya también)

5 comentarios:

Forgotten words dijo...

No hay nada mejor que encontrar esa persona que nos aporta todo aquello que necesitamos para ser feliz con nosotros mismos y nos hace sentir vivo y que queramos que nuestro paso sea el suyo

Flowher dijo...

Qué bonito es el amor y el sentimiento que florece en los enamorados. Siéntete afortunada, te deseo lo mejor :)

Un beso^^

Isa. dijo...

"Pero entre todos mis buenos momentos ha aparecido uno de cotidiano contigo."

Me encanta. La verdad que cuando estás con alguien a quien quieres, las pequeñas cosas, lo cotidiano, es lo que siempre queda más cerca del corazón, por mucho que los recuerdos extraordinarios sean los primeros que acudan a los labios.

X dijo...

Muchas veces lo mejor de tener una relación está precisamente en las cosas cotidianas. Es la complicidad, poder hablar de todo, reírse de cosas que nadie más entiende (cosas que tampoco entenderíais en otra pareja, a su vez), tener siempre alguien a tu izquierda o a tu derecha a quien decirle "mira eso". Es tener a alguien, sin más.

atlantis2050.blogspot.com

C. dijo...

Cuando lo cotidiano es especial, merece la pena.