lunes, 13 de agosto de 2012

Que esta vez no se acabe nunca más

Roses
Yo antes solía escribir sobre "rolling in the deep" y sobre "universos infinitos", sobre " me muero de ganas de decirte que te voy a echar de menos". Ahora escribo para no olvidar. Para no olvidar como se hace escribir queriéndote. Para transformar los "ojalá que vuelvas pronto" y " me muero por abrazarte" en "te quieros" infinitos y en "que bien estoy aquí contigo". Para imantar las horas, no dejar que pasen los días en el calendario, y si lo hacen que sean a tu lado. Para sacarnos sonrisas cuando a veces estamos tristes y dejarnos llorar en nuestro hombro preferido. Para que digas "hoy quédate a dormir, es todo lo que necesito en este día" o para reencontrarnos después de unos días sin vernos (eternos) y decirte "te he echado de menos todo este tiempo, he pensado en tu sonrisa...". Ahora planifico escapadas a tu lado, días de playa y coche. Ahora en las fotos ya no salimos solos, estamos acompañados. Ahora escucho música que antes no conocía y me gusta. Antes inventamos la palabra ceder y ahora todo viene sólo. Y así es mucho mejor. Es mucho más natural. Antes evitábamos el quedarnos a dormir y ahora es rutina. Antes no había después después de deshacer tus sábanas, ahora es la mejor parte. Ahora sonrío cuando me miras. Cuando lo haces sin que te mire yo a ti. Y que sin querer, un gesto tan convencional, tan cotidiano, tan simple, se convierta en magia. 

4 comentarios:

SMSC dijo...

Y ahora qué te pongo yo de comentario? Chica, tú has leído tu texto? Es el mejor texto que leo desde hace meses, y no te exagero. Te importa si lo comparto? Si lo comparto en mi twitter y en mi facebook, este texto es increíble, me encanta, no puedo decirte más ♥

Gabriela Infante dijo...

Completamente de acuerdo con el comentario de arriba.

I n c r e í b l e

Ya me he enganchado con tu blog
http://las17vidasdegabriela.blogspot.com/

X dijo...

Perfecto. Hay quien encuentra en la felicidad una fuente de inspiración. Debe ser tu caso. :-)

L dijo...

qué bueno es sentirse así. Precioso.