lunes, 2 de abril de 2012

De momento abril

Tarragona
A veces no se necesita nada más para respirar. 
A veces, con irte sólo a menos de 100km al sur, basta. 
Yo siempre te he escuchado como el mar de fondo. Tú para mí siempre has sido agua. Olas que vienen y van.  Sólo hay que dejarse llevar. Siempre te he deseado cómo el aire, como la brisa marina que azota las rocas. Cómo el niño que come un helado y huele a tranquilidad e inocencia. Cómo las rayas de un parasol o los topos de aquel bañador que tenías con cuatro años. De la forma en que tu pelo hacía ondas y tus pies se mojaban al andar junto a la orilla. Cómo te ponías aquellas gafas de pasta que creía ridículas y me echabas una sonrisa, que no te costaba nada y me encantaba. La forma en cómo me contabas historias sobre marines y piratas y te tapabas un ojo con la cinta roja del pelo. De cuando contábamos trenes que se iban de la estación y de las chicas solitarias que flirteaban con los desconocidos. De cuando decías que juntos íbamos a ser indestructibles. De cómo lo subrayaba en mi diario y luego te lo leía. 
Siempre he deseado tocarte, sentirte, verte, ser ese beso que no se pide, y cuando he estado a tu lado, me he sentido más libre que nunca. 

5 comentarios:

Forgotten words dijo...

Que bonito ;) A veces lo que mas necesitamos es estar al lado de esa persona con las que nos sentimos bien, comodos y felices por poder disfrutar tiempo de su compañia ;)

Nerea dijo...

Robar besos en la playa.

Muak.

Adriana dijo...

Sí... libertad en el corazon


tesigo

Enamórame con tus palabras dijo...

Me encanta. Tarragona, genial. Ojalá puede volver.

Un tal Jesús dijo...

Me encanta. Es perfeta! :)
bsos!