domingo, 4 de marzo de 2012

La hora más dulce

Sierra Albarracín
Recuerdo aquel día que dijiste que juntos nos pasarían cosas buenas. Que íbamos a paliar todos los agujeros que teníamos. Que íbamos a  subirnos al tren del futuro de la mano.
Entonces me desperté apuntando historias bonitas en post-its amarillos en las paredes de la habitación, en los muebles del salón, en los cristales del baño. Entonces quise que nos metiésemos en una bañera llena de burbujas, con olor a chocolate y el incienso afrodisíaco que me habían regalado por mi cumpleaños quemándose. Que hubiese una ventana abierta en la que entrase la brisa fresca de la mañana y el agua caliente en nuestra piel. El radiocasette sonando, inundando nuestra casa, nuestras mentes, nuestra alma. Pidiendo que nos respirásemos. Que cerrásemos los ojos y apareciésemos a mil millas de distancia, con el bañador puesto y que la música nunca dejase de sonar. Damien Rice delicadamente. Russian Red recordándonos que que más da si es cada día o cada noche. Saborear, pedir la luna y las estrellas. Inventarnos personajes, construir castillos en el aire. Dedicarnos el hoy. No dejar que este "hoy" acabe nunca. Besarnos desenfrenadamente, desintoxicarnos de mentiras. Aprender a aprender. A no dejar de quedarnos quietos. A ser. Juntos. 

4 comentarios:

SMSC dijo...

Que bonito, y que cambio más grande de blog no? Está súper lindo!!

Ave De Estinfalo dijo...

Me gusta el look del blog

:3

y el post, muy bonito, me recuerda una etapa pasada de mi vida

:P

Saludines!!

eMiLiA dijo...

Hola!

Muchas gracias por tu visita a mi blog.

La cita por la que preguntás es de una novela "Un aprendizaje o el libro de los placeres" de Clarice Lispector.

Abrazo.

Forgotten words dijo...

No hay nada mas bello que el no importarte el tiempo, ya que eso significa que somos realmente felices y que tenemos todo lo que queremos entre nuestros brazos ;) me ha encantado