domingo, 24 de julio de 2011

De puntitas*


Yo no habría querido olvidar nunca su aroma. Su forma de cerrar los labios cuando pronuncia palabras imborrables, el tacto suave de sus dedos cuando transcurren el camino secreto de mis deseos. Las pequeñas ondas que se forman en su frente. Las verdades que se esconden  detrás de sus ojos y la forma de guiñar el ojo cuando alguien conocido se acercaba.
Yo no habría podido olvidar nunca la intensidad de su corazón latiendo cuando estaba a mi lado, su voz entrecortada o la forma como descolgaba el teléfono. Las canciones que inundaban la habitación y nos envolvían, cual cassette con una única cara B o un vinilo que daba vueltas y vueltas con la misma esencia que un mapa mundi de juguete.
Yo no habría deseado nunca que él olvidara todos los porqués. Las fotografías que no tuvieron lugar, los besos con sabor a arena, la forma delicada en que mi piel se erizaba cuando hacía frío fuera, las sonrisas sin motivo, el sudor frío que a veces se apoderaba de mi sexto sentido. Las visitas a domicilio y la resaca emocional del despertar.
Yo no habría creído nunca que todo hubiese llegado a este punto. Que hubiese un punto. Que hay palabras que nunca se llegan a decir y que algunas de las que no se dicen son las más importantes. Que hay otras que no se habrían de olvidar nunca y otras que habríamos de evitar siempre. 

4 comentarios:

lil dijo...

Qué hermosa fotografía y texto!!! Me encanta la suavidad de la montaña, la hierba y el agua cristalina :)

ave de estinfalo dijo...

Que bonito texto

me encanto el ultimo parrafito

:D

saludos y que pases buena semana

n____n

Coraline dijo...

esas cosas que sabemos que formarán parte de nosotros siempre, por muy pequeñas que parezcan, son lo único que hacen que todo merezca la pena :)

Ania Alonso dijo...

tienes un blog realmente precioso!
me ha encantado, felicidades!
Un beso gordo!