lunes, 17 de mayo de 2010

Sabor a ti#


Te escondiste debajo del edredón azul.
Tan azul como tus ojos. Cómo cuando te pintabas las uñas. Antes. Cuando los nervios aún no te mataban.
Cuando los días eran segundos. Y las horas se convertían en besos. Cuando sus mejillas se llenaban de carmín, el tuyo.
Y en el tocadiscos giraba ese viejo vinilo de Mark Knopfler. Cuándo te sentabas en la parada del autobús y mirabas a través del cristal, a ver si le veías pasar.
Todo, cuando tu corazón no se marchitaba por dentro, como ahora. Y por las noches no llorabas y se te ponían coloradas las mejillas de tanto suspirar.
Me acuerdo, ahora, de aquellos días en los que no llamabas a mi puerta. Y yo no te daba abrazos, y yo no sentía nada por ti.
Y ahora, tengo, cientos de motivos para no hacerte desaparecer.
Tengo cientos de motivos para querer que te quedes a dormir, conmigo. Dándote la mano, ahogándome las ganas de desnudarte y pedirte que te quedes para siempre. Que yo no voy a dejarte. No ahora.

6 comentarios:

Jime dijo...

Me encanta, he dicho todas esas palabritas del final esta ultima semana.. exactamente las mismas, no voy a dejarte, no ahora :)
Parece que andas hecha un lío como yo!

Coraline dijo...

Son demasiados sentimientos encontrados, por un lado es querer no verle nunca más, por el otro no poder soltarte de su mano... es lo que tiene el amor supongo no?
mua :)

Pintamonadas dijo...

Como decía Benedetti..."Porque cada día es un comienzo nuevo,
Porque esta es la hora y el mejor momento"

Michulita dijo...

La indecisión es un defecto, que ha menudo daña a otros. En la vida el capricho no es práctico.
La toma de decisiones es nuestro bien mas preciado, y esas cosas lo único que hacen es despojarnos de él.
Te leo.
Una sonrisa.

La niña que escribió un sueño dijo...

Me sigue gustando leerte :)


He vuelto para no desaparecer más.
Besos tocaya

Ann dijo...

me encanta el texto, creo que no te sigo aun, pero hoy empiezo y espero seguir leyendo cosas tan bonitas como esta :)